Tierra del Fuego podría perder 4 de sus 5 diputados

Congreso vallado por el debate del aborto

En una jugada política que podría redefinir el panorama electoral del país, el Ejecutivo Nacional presentó un proyecto de ley ómnibus que propone modificar la distribución de bancas en la Cámara de Diputados. El cambio más destacado radica en la adopción del sistema de circunscripciones uninominales para la elección de diputados, un giro que amenaza con alterar el equilibrio de representación de las provincias.

La propuesta implica una modificación en la base de representación de diputados, pasando de 161 mil a 180 mil (o fracción no menor a 90 mil) por banca. Este cambio eliminaría el adicional de 3 y el mínimo de 5 por distrito, afectando directamente la representación de las minorías.

En este nuevo escenario, Tierra del Fuego pasaría de tener 5 bancas a solo 1, una disminución significativa que genera preocupación en la provincia. Mientras tanto, provincias como Buenos Aires y Córdoba verían un aumento substancial en su representación, pasando de 70 a 97 y de 18 a 21 bancas, respectivamente.

La Cámara de Diputados, que actualmente cuenta con 257 bancas, disminuiría a 255 si se aprueba esta modificación del sistema electoral propuesto.

El Centro de Investigación para la Calidad Democrática señaló que, de implementarse este cambio, Buenos Aires aumentaría su representación a casi el 40% del recinto, desplazando a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires al cuarto lugar. Otras provincias como Córdoba, Santa Fe, Mendoza, Tucumán, Salta y Misiones verían un crecimiento en su peso político, mientras que el resto perdería bancas.

Para lograr este objetivo, el Gobierno propone un sistema de elección de diputados nacionales en base a circunscripciones uninominales, inspirado en el modelo del Reino Unido. En lugar de la lista sábana actual, cada distrito electoral elegiría individualmente a un representante para la Cámara Baja.

Desde el Gobierno argumentan que este cambio busca superar la «crisis de la representación política» y evitar que las boletas de grandes distritos electorales beneficien a aquellos con el poder de determinar la integración de las listas en lugar de otorgarle el poder a la ciudadanía.

Sin embargo, la propuesta enfrenta críticas y preocupaciones, con posibles judicializaciones por presunta inconstitucionalidad. El proyecto se presenta como un desafío a la estructura electoral existente, generando un intenso debate sobre la representación política y la participación ciudadana.

 

Fuente: El Diario del Fin del Mundo.

Scroll al inicio