El incendio de pasaje Namuncurá fue causado por el contacto de un colchón con un calefactor

El contacto de un colchón con un calorama fue el detonante del devastador incendio que sucedió la noche del miércoles en Río Grande, el cual dejó como saldo siete casas con destrucción total y una con daños parciales. Varias familias lo perdieron todo y ahora la comunidad realiza cruzadas solidarias para poder brindarles asistencia con prendas de vestir y otros elementos necesarios para poder sortear este difícil momento.

El peritaje bomberil estableció que en la zona origen del fuego (el domicilio ubicado en pasaje Namuncurá 378), se examinó un calefactor y sobre su carcasa, se constató material sólido sintético adherido y que esos restos combustionados eran de un colchón y prendas de vestir.

Las llamas se propagaron rápidamente debido a la alta combustión del material de la edificación. Y, por la ubicación de otras casas, una pegada tras otra, sin un muro divisorio que oficie de corta fuego, el incendio ganó grandes proporciones alertando a toda la ciudad. El fuego también provocó daños en dos pequeños galpones ubicado en el interior de la manzana.

En la casa donde comenzó el fuego residía una familia con tres integrantes. En otra casa afectada vivía una mujer sola y en otra los cuatro integrantes de otra familia. Una casilla en pasaje Namuncurá 368 donde residía un hombre de 55 años también tuvo pérdida totales, al igual que otra donde vivía una mujer de 83 años.

El fuego se propagó de tal manera que afectó a una casa ubicada en calle Colón 377 donde vivían dos mujeres, otra ubicada en Colón 389 donde residía una pareja y una casilla que ocupaba un joven de 20 años.

En el hecho no hubo que lamentar víctimas personales. Solamente el hecho que dos efectivos policiales identificados como Andrea Gallardo y Osvaldo Espíndola, presentaron náuseas y mareos, por lo que fueron llevados a la guardia del Hospital Regional donde recibieron asistencia médica por inhalación de monóxido de carbono.

A partir de este penoso hecho, que afecta a diez familias, desde el gobierno provincial y el municipio las respectivas áreas de asistencia social se pusieron a disposición de las personas afectadas, tratando de brindar contención necesaria y abrigos, debido a que muchos de ellos escaparon del lugar con lo puesto.

 

Fuente: El Diario del Fin del Mundo.