La flexibilización de restricciones dispuestas por el Gobierno ayudaron a que el sector repunte nuevamente. Poco a poco, la actividad se acerca a los niveles de marzo, previos a la pandemia.

Junio: segundo mes consecutivo de crecimiento industrial

En una muestra de reactivación en el marco de la pandemia del Covid-19, la producción industrial rebotó por segunda vez consecutiva en junio, de acuerdo a un informe privado. Aunque la dinámica del sector permanece por debajo de los registros previos a la imposición del aislamiento social, la actividad creció por encima del 7% en comparación a mayo.

De acuerdo al informe del Índice de Producción Industrial (IPI) que realiza la consultora Orlando Ferreres y Asociados, el indicador mejoró 7,4% a nivel intermensual tras los desplomes de marzo y abril, meses de pleno cumplimiento de la cuarentena. Cabe mencionar que aún así, la producción del sector fabril continúa 10,2% debajo de los niveles prepandémicos.

En comparación al mismo mes del año pasado, el IPI se contrajo 12,5%, pero el dato más relevante en este contexto de crisis es la evolución del último bimestre. Las mayores liberaciones, especialmente por fuera del Área Metropolitana, ayudaron al sector a obtener mejores rendimientos ante los efectos recesivos de la pandemia.

Tras un rebote de 22,4% en mayo, durante junio hubo una desaceleración de la recuperación pero persistió la dinámica positiva. De acuerdo a la consultora, el incremento fue gracias a la paulatina vuelta a la actividad de los rubros que abastecen a otras industrias, al agro y a la construcción.

“La mejora se dio por la recuperación parcial de los rubros de maquinaria y equipo, metales básicos y minerales no metálicos, que mostraron los peores resultados en los meses previos», sostiene el documento. Por ejemplo, la industria automotriz, que no produjo ni una unidad en abril, pasó a 4.802 en mayo y 15.657 en junio.

Asimismo, Ferreres remarcó que la industria ya alcanzó niveles parecidos a los de marzo, aunque continúa por debajo de aquellos guarismos. Respecto a la evolución bimestral, señaló: “Continuó recuperándose del pozo al que había llegado en abril, pero los plazos de reactivación se están alargando. La industria muestra un nivel de actividad general similar al exhibido en marzo, aunque con fuertes diferencias en la evolución particular de cada sector».

En ese sentido, explicó: “Ya no se espera un rebote que ubique a la industria en los niveles que mostraba en 2019. La extensión de la cuarentena, con el actual sistema ´intermitente´, junto con la profundización de la recesión económica y la caída de la demanda interna atentará contra una reactivación industrial temprana».

Cabe recordar que bajo la gestión de Mauricio Macri, la actividad industrial cayó 6,4% en 2019, de acuerdo al Indec. De hecho, diciembre del año pasado cortó una racha negativa de 19 meses consecutivos en rojo.

 

Fuente: El Destape.